Panamá agranda su Canal por los nuevos superbuques

Canal de Panamá

El gigantesco Canal de Panamá adapta su estructura para enfrentar los cruciales cambios que provoca la globalización en el transporte de carga mundial. En los primeros meses del 2016 inaugurará una serie de costosas obras de ampliación que le permitirán triplicar la envergadura de los barcos que cruzan sus diques. Pasará de buques de 4.500 contenedores a los colosos de 13.000, lo que grafica el salto del tráfico comercial desde un océano a otro.

Sin embargo, la desaceleración de China causa preocupación: la carga mayoritaria que trasunta por el canal proviene del coloso asiático. Los clientes más grandes son compañías chinas. “Estos buques pasan del Pacífico al Atlántico, y van hacia la costa Este de EE.UU. También hay un gran flujo inverso de mercadería más industrializada. Casi el 70% de la carga que pasa a través del Canal va o viene de Estados Unidos y China”, subrayó en un tramo de la entrevista que tuvo con iEco el vicepresidente Ejecutivo de Operaciones del Canal de Panamá, Esteban Sáenz.

Prevista de antemano, la ampliación del Canal consistió en la construcción de dos nuevos juegos de esclusas para crear así un tercer carril de tráfico a lo largo del canal. Las nuevas esclusas tendrán 16 compuertas rodantes que operan desde nichos de hormigón. Las compuertas son descomunales. Y el peso de cada una es, en promedio, de 3.200 toneladas. Fueron construidas en siete fábricas diferentes en el Norte de Italia.

Con esta nueva estructura, el Canal de Panamá permitirá el paso de entre 10 y 12 buques Neopanamax por día, dentro de un número aproximado por jornada de 40 embarcaciones. “Ya hay buques con más de 18.000 contenedores. Así que tratamos de ver hacia el futuro. Analizamos el tema con un grupo de expertos mundiales, una junta asesora de notables de la industria marítima. Y a partir de allí decidimos hacer estas exclusas, que ahora estamos construyendo y que vamos a estar terminando el próximo año”, señala Sáenz.

Panamá es considerado uno de los eslabones más importantes de la cadena de suministro mundial debido a una posición geográfica clave. El Canal acortó las distancias entre los dos océanos y se convirtió en un centro de redistribución de mercadería entre Oriente y Occidente. Hasta ahora las dimensiones del Canal sólo permitían el paso de buques con una baja cantidad de almacenamiento de contenedores. “El buque que usamos para el diseño de la nueva esclusa es de aproximadamente 12.500 contenedores. Es tres veces más de lo que hoy podemos mover por el canal. De hecho, ya la industria se está adaptando a la nueva esclusa y se están construyendo buques de 13.000 o 14.000 contenedores, que caben por la esclusa”, puntualiza el ejecutivo.

En las últimas décadas el comercio mundial tuvo un giro significativo que terminó afectando este cruce interoceánico. “Lo que puedo decir –aclara Sáenz– es que la globalización cambió totalmente el mundo y cambió el Canal de Panamá. Hace 10 o 15 años era un canal de graneles. Cuando Estados Unidos nos entrega el Canal a nosotros, la mayoría de la carga que pasaba era de granel. Los granos, el carbón, el hierro y otras mercaderías se transportaban en bodegas. Pero con la globalización todo se movió a productos terminados, y que tienen el ritmo de crecimiento más grande. Entonces explota el contenedor. La mercadería movida por contenedores cambió al mundo. Ahora proliferan los buques de contenedores. Entonces el canal se transformó, pasó de un canal de graneles a un canal de contenedores. Y hoy en día el 50% de nuestros ingresos viene del segmento de contenedores”.

Las autoridades del canal consideran que la ampliación no aumentará el número de barcos que lo utilizarán, pero si crecerá notoriamente el volumen de la carga. “Nosotros estimamos que con la ampliación del canal muchas de la mercancías que se mueven en buques pequeños (Panamax) van a migrar a buques grandes. Es la economía a escala. No creemos que vaya a aumentar el número de buques en los primeros años, pero sí la carga. Como nosotros cobramos por carga, nos vamos a ver beneficiados”, señala.

A la par de esta costosa ampliación, las autoridades del Canal están pensando en crear un gran puerto para potenciar su crecimiento. “El Canal tiene previsto en el futuro hacer un puerto, porque el puerto y el canal trabajan con mucha sinergia. Además nos traería empleo al país y buques al canal. Los puertos que actualmente están alrededor del canal están ahí porque los atrae el canal. Toda una industria que se mueve alrededor de los puertos”.

El Canal le provee un ingreso sustancial a Panamá. Tiene 10.000 empleados en un país con 4 millones de habitantes. Según el ejercicio del último año, el gobierno panameño obtuvo una ganancia de US$1.000 millones gracias a los peajes del tránsito marítimo.

Fuente: Daniel Vittar para  Ieco